Somos de la opinión de que todavía son pocos los emprendedores y empresas conscientes del verdadero potencial de Internet, de su facilidad para aprovecharlo y de la coyuntura altamente favorable en la que nos encontramos. Tanto si usted ya dispone de un negocio en funcionamiento y quiere dar el gran salto a Internet, como si piensa crear su propio negocio partiendo de cero, estas son diez grandes ventajas que Internet le pone a su entera disposición.

1. Mínima inversión inicial. Crear un sitio web comercial y plenamente operativo es sumamente barato. Casi podemos decir que lo único imprescindible es disponer de un ordenador personal y una conexión a Internet. Sin embargo, para crear un buen sitio web comercial, altamente efectivo y que genere ingresos, necesitamos además de una inversión acorde con nuestros objetivos, trabajar y conocer perfectamente el terreno en que nos vamos a desenvolver.

2. Reducción de costos. Las empresas que operan en Internet consiguen una importante reducción de costos. Si usted ya dispone de un negocio físico o tradicional y quiere introducirlo en Internet enseguida se dará cuenta de que gastos tales como los servicios profesionales de hospedaje o la publicidad por Internet son muy bajos.

Solo hace falta comparar los costes de mantener una tienda real con los costes de tener publicadas unas páginas web ininterrumpidamente, las 24 horas del día todos los días del año: no hay alquileres, dependientes, gastos en electricidad , etc.

Internet también permite una importante reducción de costos en las compras o aprovisionamientos, al tener acceso a otros proveedores; y en las comunicaciones, tales como gastos en teléfono, en catálogos o en correo convencional.

3. Automatización y mayor eficiencia. Un negocio en Internet permite un alto grado de automatización, de forma que podemos dejar a cargo de los ordenadores todas las tareas repetitivas y centrarnos en las que requieren de nuestra intervención manual. Además con Internet se consiguen mejoras importantes en la gestión, tales como en el control de ventas, estadísticas detalladas y fiables, medición exacta de la efectividad de un determinado anuncio, etc.

4. Rápida expansión. Mediante Internet podemos dar a conocer nuestros productos en cualquier parte del mundo, pudiendo llegar a millones de clientes potenciales, en diferentes segmentos del mercado algo que, hasta hace muy poco solo estaba al alcance de las grandes corporaciones. Una gran idea de negocio en Internet se puede expandir rápidamente, creciendo en número de visitantes y ventas hasta límites insospechados. Cuando un negocio en Internet funciona, funciona de verdad.

5. Eliminación de intermediarios. Internet permite el acceso directo a los consumidores finales, eliminando intermediarios y personal de ventas. Esto reduce los gastos de comercialización, aumentando los márgenes de beneficio o permitiendo unos precios de venta más bajos, con ventajas tanto para consumidores como para empresas.

6. Mejor servicio al cliente. Los sitios web comerciales permiten la publicación de catálogos, de información completa y actualizada, precios, sistemas de pedidos en línea y distintas formas de pago. Paralelamente, a través del correo electrónico o en el mismo sitio de red, es posible ofrecer un servicio post-venta de alta calidad, y a unos costes menores que utilizando cualquier otro medio tradicional.

7. Posibilidad de competir con las grandes empresas. Las pequeñas empresas pueden competir en igualdad de condiciones con las grandes, e incluso con ventajas. De hecho, son las pequeñas empresas las que mejor trabajan en la red y muchas tienen un gran éxito, ya que son más flexibles, más ágiles en la toma de decisiones y sus gastos fijos son menores. Es decir, la burocracia y la gran infraestructura de las grandes compañías les hace perder cualidades para desenvolverse en este medio.

8. Ventajas de posicionamiento. Las empresas que antes logren introducirse y adaptarse a Internet tendrán mayores ventajas frente a sus competidores, que más tarde e irremediablemente tendrán que recorrer el mismo camino. Pasada la etapa de estrepitosos fracasos debido a unas expectativas desmesuradas, nos encontramos en un momento único y consolidado para emprender nuevos negocios con garantías.

9. Acuerdos entre empresas y asociaciones. Internet también es útil para establecer contactos y diversos acuerdos con otras empresas. Estos acuerdos pueden ser de la más variada naturaleza: colaboraciones puntuales; búsqueda de socios o inversores a través de Internet; joint-ventures o proyectos novedosos en co-asociación con otros negocios; o los conocidos programas de afiliados, a través de los cuales con suma facilidad es posible iniciarse en el comercio electrónico.

10. Formar parte de la mayor revolución tecnológica mundial. Internet marcará un hito histórico tal y como lo marcó la invención de la imprenta o la aparición de la televisión, e incluso irá más allá. Nunca fue tan fácil y asequible comunicarnos de forma inmediata a miles de kilómetros de distancia y acceder a un mercado realmente global. Formar parte de esta nueva revolución significa disponer de los conocimientos adecuados y actuar antes que otros.